Odié las noches calurosas desde que te fuiste, odié pensar en el tiempo y en como pasa y como todo cambia de una forma extrema, me hace mal pensar en otros veranos que fueron mas felices, y hasta me parece injusto que nos haya pasado esto, o quizas debamos admitir que fue culpa nuestra, no es algo "que nos pasó" Quizas eramos personas de mierda, personas malas que no podian hacerse bien sin terminar de hacerse daño. Me alegra que estes bien. Me pone triste saber que ya no te puedo dar la mano, pero me destroza saber que ya no la necesitas.