Trabajábamos instigados de cierta jovialidad dolorosa,
un nudo de ansiedad detenido en la garganta,
y con la presteza de los transformistas en las tablas,
riéndonos sin motivo, temblando por
nada.