Era un joven, una estrella joven. Era brillante, genuino. Adoraba sentarse horas en el pasto
a ver la gente pasar, ver como vivian el dia a dia. En esa eterna noche. En esa oscura ciudad. No existia el sol, nada que hiciera a las personas despertase en las manianas, nada que llenara el rostro de esperanza de las personas rendidas y devastadas. Pero a el le gustaba observar. Observarlo todo, estatico en un lugar, mirando el oscuro cielo, con la esperanza y el deseo de alguna vez encontrar la forma de alumbrarlo, alegrarlo. Sin duda alguna, estaba encantado con el mundo, su belleza, las estrellas, los arboles, la oscuridad, los colores opacos, el profundo mar, que parecia eterno bajo la sombra de sus ojos, pero no habia nada mas hermoso que La Luna, El joven hubiese entregado su vida, para observar aquel paisaje que lo rodeaba siempre en compania de la luna, le parecia extraordinario, el brillo que desplegaba de su esferica figura. Vivia encantado, enramorado de La Luna, Vivia. Pero para el, todo eso era la vida, todo lo que veia dentro de los limites de su mirada, no existia nada mas. Pero el amaba a su mundo, su ciudad, su barrio, siempre oscuro, por la inexistencia del sol, pero lo amaba. No hubo retrasos en su decision y ese mismo dia o noche, casi ni se distinguia uno del otro, decidio ser inmortal, el esposo de La Luna. Soniaba con conquistar el cielo junto a ella, tan presiosa, tan fragil, tan inalcanzable. Una mancha de motivacion en su oscura realidad. El deseo se le consivio, gracias a una estrella fugaz que paso aquella noche, el joven deseo profundamente, reinar en el cielo, y reinar en el corazon de La Luna.
Un brillo jamas visto lo cego, lo encandilo, y pronto abrio los parpados, los ojos desorvitados por la sopresa, jamas habia visto algo como aquello. Los Arboles, ahora eran mas hermosos ya que no estaban hechos de sombra, sino que proyectaban sombras. El mar, no parecia un oscuridad eterna, era una transparencia inigualable y asombrosa. Aparecieron nuevas cosas que jamas habia visto, aves, animales, flores, lagos, sonrisas, alegrias, amor, personas felices. Todos eran felices con su existencia, su familia y sus amigos, no se percataban de su perdida, sino de la creacion de algo que ahora les alegraria todas las manianas, sus oscuros dias gracias a la existencia del sol ahora se dividian en Amanecer, Mediodia, Atardecer, Crepusculo y la Mistica Noche. El chico disfrutaba de la alegria de las personas, no se arrepentia de su fantastico deseo, habia sido lo mejor que habia hecho, podia esperar eternamente ahi en el cielo, observando a aquellas personas, dia y noche. Dia y ... ¿noche?
Habia algo que lo perturbaba, que habia cegado con tanta maravilla, La Luna, las estrellas. ¿Donde estaban? Tanto encanto celestial lo habia hecho olvidarse de ella. Pero no, al instante lo recordo, recordo su amor, recordo que era la unica motivacion en sus noches oscuras, era el unico brillo en su prolongada oscuridad. No sabia donde estaba, no la hallaba, era tanta claridad que se difundia en el cielo su hermosa figura ¿Habia muerto? ¿El la habria matado? Su desesperacion era cada vez mayor. Y el dia pasaba, no encontro a la Luna en su mediodia, tampoco en el aterdecer, y en el crepusculo tampoco hallo a la Luna. ¿Donde estaba? ¿Acaso tanta belleza era la que veia que habia quedado cegado y se habia abstenido a verla? Depronto, comenzo a agarrarle suenio, comenzo a ocultarse, apagarse, o algo hiso que se durmiera. Mientras sus ojos semi cerrados veian en la lejania un brillo mas poderoso que cualquier otra cosa, mas brillante que nunca, la luna, nacia de los rayos de el, La Luna, vivia, resusitaba de los destellos de luz provenientes de el. Y ahi estaba, en ese pequenio segundo que la observo, comprendio que valia la pena, verla solo un segundo, desplegar tanto brillo mas que verla en todas las noches, triste y solitaria, haciendole compania al cielo oscuro.
De todos modos, con el paso del tiempo, y la inmortalidad del chico, sus familiares y amigos, fueron muriendo, desapareciendo, olvidandose de su existencia, quitandole importancia a sus destellos, a veces estaba triste, y llovia, lo que el Chico nunca supo fue que La inmortalidad es para vivirla solo.
Agus Simeone.
WOW : POSTA LO ESCRIBI YO (A) me re mate, pero suena re Leyenda o Mito JAJA, buen, no importa, creo que la parte que esta en letra mas chiquita y gris, la hubiese sacado, nose. Ojala les guste y comenten mucho *.* Gracias a los que leen ^^
Disculpen por los errores de ortografia, sigo sin word :\

4 Comments:

mili said...

re lindo escribis^^ lo lei escuchando sometimes...someone de yiruma.


no me molesto que me dijeras fria che.

mili said...

Todos los Derechos Reservados, JAJA, re loco, Agus Simeone ;). Plantilla Simple de Josh Peterson. JAJAJAJAJ

Anónimo said...

ame este texto (de hecho todos) pero mas aun porque miro la luna todas las noches un rato largo antes de acostarme, nunca nos abandona, siempre para aquellos que esperan la noche para soñar con otros mundos, siempre acompañandonos a casa incluso cuando estamos tristes, no se, bue bye beso A.
P. LSPV

Mar. said...

wow, me encantó :3 me recordó a esas historias que cuentan a los niños antes de dormir... y ellos se duermen imaginando el amor del Sol por la Luna x3

Besos !! :D