Cuando dos cuerpos que estuvieron buscandose durante mucho tiempo se encuentran, es ahi cuando uno comienza a comprender que lo que vivio hasta ahora, no era mas que una vaga introduccion a la verdadera historia que esta por vivir. Creo que esta no es mas que otra historia para contar, que la simple casualidad, o aquello que algunos llaman destino, el hecho de que dos personas estuvieran y existieran al mismo tiempo en el mismo lugar hiciera un efecto tan increible en cada uno. Fue ese dia que aquel casual encuentro se convirtio en algo mas grande, insostenible, abarcaba lo mas profundo de ella, pero no lograba traspasar el corazon de el. Su relacion era un destiempo, una tarde fria de verano, lo opuesto al lugar y la hora indicada. Una ironia. Pero los hacia felices, y eso parecia ser suficiente para ambos. El verano los habia distanciado asombrosamente. Un hilo tiraba de cada uno, y el hilo...se rompio. Todo su pasado se habia borrado cuando volvieron a verse, solo quedaba esa estupida escencia del hilo roto, aunque cada uno dentro suyo, conservaba todo tipo de recuerdos que ignoraban. Se habia aferrado tanto al pasado, a lo irrecuperable, como si fuese el unico salvavidas en una tormenta. El tiempo hiso lo suyo, vivieron, o nose, permanecieron, ella solo permanecio, no vivio, permanecio estatica esperando una palpitacion. Ella, ciegamente queria recuperarlo, era algo cobarde. Era como querer suicidarse por miedo a morir. No habia mucho que contar, ese trance entre lo que fueron y lo que eran era un pasado casi borrado, una reminisencia que poco recordaba ella. Solo recordo que volvio a vivir, como era antes, y mejor. La oscuridad que el habia traido, se habia ido. Y habia un nuevo concepto dirigido a el, el sol. El centro del universo. Mi sol, el centro de mi universo. Ese lugar tomaba el, la luz, la luz que muestra el camino. El que hacia que todo a mis alrededores viviese, las flores, la luna... todo vivia gracias al sol. No llege tan al extremo para decir que yo vivia por el, pero de alguna manera era cierto, sola, aveces siento que simplemente existo y el agrega ese algo para hacer que esa existencia, ese cortocircuito entre dos eternidades de oscuridad, se convierta en vida. Despedirse no formaba parte de sus planes, pero ese cambio brusco, formo a ser parte del plan, una consecuencia, se iria lejos. El sol desapareceria en el horizonte, las flores se marchitaron, la luna se escondio, la luz desaparecio y por mas que lo esperase, jamas volveria a aparecer. A partir de ese dia, jamas volvio a amanecer para ella. Ese dia, ella solo existia, era un cuerpo inerte, un cuerpo sin vida, sin corazon ya, el sol se habia robado su corazon y sin su retorno no encontraria forma de vida alguna dentro suyo. Su sol era el mecanismo central de todo, para que todo funsionase, ese engranaje tenia que girar, tenia que estar presente. Ese dia el sistema cayo, todo lo que ese sol sostenia cayo ensima de ella. Comprendio que cuando el centro era uno solo y sostenia demasiadas cosas, era mas probable caer. No queria comprender que a partir de ahi, ya no se hablaria de el, sino, de su ausencia. Agus Simeone (ESTA MUY, MUY INCOMPLETO)

3 Comments:

Mar~ said...

Me identifique mucho :( JAJA, quizás por muchas cosas que me pasaron ultimamente...
Me encanto. Un besito.

teologiadeS said...

Cuanta pasión, cuanta magia... realmente apasionante e interesante. Un saludo

Mar. said...

De incompleto nada, esta Muy muy genial :D
besos!