Viajamos en un tren con rumbo desconocido. Observando siempre por la misma ventana, el mismo paisaje. Decidamos cambiar de ventana, de asiento, de acompaniante, y descubramos a donde nos llevan aquellas eternas vias de la vida.

BUEEEEEEEEEEEEEEH QUE FLASHIE, NOSE JAJAJJA . SE, LA FOTO ES MIA :D DEL VERANO (hace mil)

4 Comments:

Mar. said...

:3 Tienes razón, ya basta de siempre lo mismo!

Me encanta la foto :O

un beso!

Mandarina López said...

No estaría nada mal un cambio así de radical ;) La foto genial! Mua!

AntOch said...

Me gustó la entrada!
Voy a tratar de ponerlo en práctica y empezar a tomarme otro colectivo!
Me encantó la foto... como me gusta la luna llena me encanta!!!

·Êl düêndê (¡n)fêl¡z· said...

Creo que a veces nos da miedo cambiar de vagón, de ventana, de acompañante e incluso, de paisaje.
Es sencillo refugiarse en la rutina, pero los cambios siempre vienen bien ^^

Mis saludos