Nadie es suficientemente perfecto como para curar completamente nuestras heridas. Pero nadie tiene el deber de hacerlo. Las heridas no tienen el deber de sanar, pero es un ciclo, un danio en la piel, y el organismo intenta cicatrizarlo. Las heridas tienden a sanar, como el dia tiende a hacerse noche. Nadie lo obliga, solo sucede, y asi las cosas solo suceden, cuando descubras que la persona que amas, y que curo la mayoria de tus heridas comienza a abrirte nuevas heridas, frena todo.
A.Simeone.