Como no  hay reflejos de espejos sin sol, como no vemos las magicas particulas de polvo resplandecer sin los rayos de luz, como no vemos quienes somos si no hay nadie mas, los vidrios no nos dicen nada, sino lo que vemos al reflejarnos en uno de ellos, que vemos en las miradas de las personas, es lo que realmente nos afecta. No nos alcanza que nos queramos nosotros mismos, se necesita que alguien mas nos afirme que nos quiere. Para recien comenzar a valorarnos nosotros mismos. Aceptamos cualquier tipo de cambio, con tal de ser queridos.
Agus Simeone.

1 Comment:

John Alex Walter May said...

Es cierto, muy cierto...