Decían que el amor no existía, mas bien. Para las personas a las que yo conocía, el amor jamás existió, o se habían negado a sentirlo. A mi alrededor sucumbía la tétrica soledad y crecí en esos jardines muertos, en esos cementerios de recuerdos. Donde la gente no podía evitar reclamar al pasado. Me sentí abstracta en todo sentido. ¿Qué hacia yo en un lugar rodeada de personas que habían traicionado sus sentimientos?

NOSE, UN TEXTO QUE ESCRIBI VIEJO :|