Algo me había atado a los conceptos: Historias, Capítulos, momentos, finales, y eternidades. Indague que historias y capítulos se relacionaban con finales y momentos con eternidades. ¿Por qué? Porque es asi, con el, yo no tenia mas que la historia de un pasado casi olvidado, reminiscencias que ambos ignorábamos, por nuestro propio bien, claro, y reconoció sutilmente su error: “Siento como si, realmente te hubiese lastimado mucho” Claro, así era, no iba a negarlo, no lo supere nunca, enserio, juro que jamás pude superar esa etapa de mi vida, y el pasado a un me toca los talones, lo cierto es que, realmente no lo supere, mi existencia sin el, era como una pared blanca, tan estimulante como un suicida que pide que lo maten. De hecho, no lo supere, sino que, lo recupere. (No se que era mejor, si superarlo y poder vivir sin el, que tenerlo a él nuevamente, como un drogadicto que pide su droga y se la dan, tenia dos opciones, claro, dejar de ser drogodependiente o consumir esa droga que le hacia mal y bien a la misma vez) Efectivamente, lo había perdido, se me había acabado la  droga, y estaba en esa etapa de necesidad por droga, que al llegar, esa necesidad se sacio, pero mi lapso con la droga se convirtió aun mas fuerte, sentía con toda seguridad que si no lo había superado en ese momento, mas adelante, cuando tenga una sobredosis, me va a ser mas difícil dejar la droga. Volviendo a el tema de historias y capítulos, momentos y eternidades. Con el, no tenia mas que momentos, es decir, era mi amigo todo el tiempo, hasta que lo besaba, pero, no había mas que eso, salvo que, yo sentía algo por el, y el efecto de la droga parecía funcionar, cuanta mas droga consumía, mas adicta me volvía, porque el era asi, como una droga, cada día descubría algo nuevo, como un regalo, el estaba lleno de sorpresas, y tanta quería la droga, que se me había vuelto una necesitad, por momentos podía controlarla, pero la controlaba porque sabia que tenia la droga “a mano” es decir, como cuando Paul Sheldon en Misery* tenia los remedios de Novril debajo de la cama, si no hubiese tenido el novril debajo de la cama, se encontraba desesperadamente controlado por esa necesidad. Pero, esa insuficiencia se controlaba porque sabia que tenia el Novril debajo del colchón de la cama, y si tenía esa seguridad y sabia que no iba irse a ninguna parte, no había necesidad de despesperarse. Pero, si el Novril lo tenía lejos, comenzaba esa locura dentro suyo, no sabia si lo tenia al alcanze. Bueno, asi me pasaba a mi, sentía que tenia el Novril lejos de mi alcance, y que por momentos podía alcanzarlo, pero, solo por momentos, de eso hablo, el y yo no éramos mas que momentos, no eramos mas que Paul y el Novril (que no siempre estaba debajo del colchón de su cama, al alcance) Y aunque no pareciese, no se muy bien como explicar esto pero me agradaba tenerlo a el como a un momento, lo hacia mas especial, mas único, sin mencionar que los momentos, como decisiones humanas, iban y venían y no se sabía cuando iban a dejar de venir, eran prácticamente eternos, como cuando alguien decide ir a comprar algo, y supongamos que es la cosa mas genial del mundo, y? quien sabe si esa va a ser la ultima compra? A eso voy, quien sabia si ese iba a ser nuestro ultimo “momento”. El comprador podía llenarse de necesidades, y salir a comprar otra cosa distinta, y compraba nuevamente, y no se sabe cuando va a dejar de comprar, de todos modos, eso no podía acabar, porque ¿Quién iba a saber si el comprador necesitaba algo mas y saldría una vez mas a comprar algo? Entonces se hacia eterno por la idea de desconocer el futuro, pero la eternidad acababa si sucedia la misma idea de eternidad. Si el y yo empezábamos una historia con esos momentos, es decir, Si el comprador fuese todos los días sin falta a comprar ese mismo producto, deja de ser tan especial, deja de ser único, porque lo tenes al alcance, como Paul, como el Novril. El novril deja de adquirir un significado especial para Paul, ya que lo tiene accesible, debajo del colchón. Y cuando te agarraran momentos de necesidad, metia la mano debajo del colchon y tomaba las capsulas de Novril que quisiera, no iban a irse, no iban a desaparecer... no iban a dejarlo. Pero a Paul, la necesidad del Novril de venia por momentos, cuando le dolian las piernas y tomaba esa droga para opacar el dolor, pero yo, esa necesidad, la tenia todo el tiempo, y se calmaba como cuando tenia una sobredosis, y aveces se me hacia pesado, pero pasaba muy poco seguido, ya que el tenia distintas actitudes, es como si en la escondida uno tiene que buscar a alguien y se aburre si siempre se esconde en el mismo lugar, bueno, el se escondia en lugares diferentes.  Pero las pros de hacer esos momentos, historia, era que con cierta seguridad, me pertenecía, y (se supone) que lo convertía en algo menos probable de perder. Lo que quería aclarar, es que con el, no había manera de aburrirme, era tenerlo pero no era PESADO, en el sentido de que se volvía rutinario, porque el era “Multipolar” Todos los días era un personaje distinto en mi historia, cada día era un regalo distinto, mi vida era una pared blanca y el era siempre un distinto color que estimulaba suficientemente mi vida y eso lo hacia especial, divertido, aunque por momentos lo sentía lejano, como cuando toca la guitarra, comprendo que será el amor de su vida, como el amor de mi vida es el cielo. En fin, el y yo ahora conformamos una historia, pero lo único que me carcomía la mente era que, mientras los momentos podían ser eternos, las historias siempre poseían un final.

Agus Simeone ._.
(cualqiercosa me salio)

1 Comment:

Mel Pocket. said...

Me encanta tu blog :D!