Soy consciente de que nada es eterno, y tener ese pensamiento arruina bastante las cosas, las cosas que podrían ser duraderas y extensas, se acortan, por mi falta de confianza, no en mi, (porque de hecho, confío mucho en mí, me conozco lo suficiente para esta acción) sino en los demás, desconfío de los demás, pienso que de un día para otro van a dejarme, van a abandonarme, y lo peor es que no hay palabra o frase que por lo menos me auto engañe, ni si quiera me lo dice, no me dice, nunca te voy a dejar, eso tampoco me convencería de todos modos, pero me daría más confianza, aunque me auto engañe, prefiero eso mínimo, antes que a nada, a silencio, yo en sus palabras encuentro silencio. Pero en sus abrazos, en sus besos, en su mirada, encuentro eso que no dice, encuentro algo que me convence, e inconscientemente eso me alcanza, porque tampoco quiero exigirle nada, no quiero ser ningún compromiso para él, no quiero ser una molestia la cual cuando él decida y quiera pueda sujetarme y abrazarme y después dejar de darme pelota, para mí, eso no es amor. Tampoco eso busco. Creo que solo me dejo llevar, a mí y a él nos basta ¿Pero hasta cuándo? Se va a aburrir, porque las cosas no son para siempre, podrían extenderse por mas tiempo, pero desconfío de la eternidad, la eternidad es esa felicidad que se me otorga en su ausencia, pero quiero ser feliz en sus brazos, todos tenemos derecho a ser feliz, pero acaso ¿la felicidad es algo que nosotros podamos elegir? Si y no. Aun tengo esa respuesta desarmada, ya voy a plantearla.
También, pienso, en parte, de que cuando alguien tiene algo que deseaba, deja de preocuparse ¿No es así? Queres algo, lo queres, te lo dan, lo tenes, lo disfrutas, hasta que te aburre y lo dejas, aunque mientras lo “disfrutabas” te haya traído felicidad, todo se acaba, deja de darte esa felicidad y te empieza a aburrir, a parecer monótono, a sentirse vacio, sin gusto, sin esa esencia. Como un chile, uno lo mastica, hasta que se cansa, hasta que se le acaba el gusto, y lo desecha, y después ¿Quién se acuerda de ese chicle? Acaso ¿alguno de ustedes (si, a vos te digo, al que lee) se acuerda de cuantos chicles comió? O ¿Se acuerda del sabor de algún chicle? Bueno, ese es el punto, de todos modos un chicle no es igual a alguien. Porque ese alguien siente, porque ese alguien puede darte y recibir, el chicle te da su sabor, y nosotros no le damos nada a cambio. Algo se hace inolvidable (en mi opinión) cuando va más allá de todo, cuando se hace extremo y va lejos de los limites, o al menos los roza. El silencio y la ignorancia de alguien, pueden ser inolvidables, el aroma y la mirada también. Las palabras, las charlas… Pero, ¿Porque? ¿Por qué existirá la memoria? ¿Para que nos servirá recordar? ¿Para que nos sirve vivir un día y al día siguiente, y al siguiente, y al siguiente, continuar recordándolo? ¿Por qué hay cosas involuntarias que recordamos? El humano no tiene memoria selectiva (no podemos elegir que recordar o no) …. ¿Ven? Me preocupo mucho. Solo porque hoy hace una semana que no me da un puto beso. Pero aunque haya querido antes de ayer, yo lo dejo pasar y a mi (parece que ) El apunto no me funciona. Es decir, apunto de darme un beso no significa tanto como que me de el beso, y ese “apunto” lo dejo pasar. Y así, me complico la vida un domingo a la mañana, para que después todas estas dudas desaparezcan en un beso. (Increíble ¿no? )

5 Comments:

Ilógica said...

Quedate tranquila que no te copié nada. No me gusta que me copien, por ende, yo tampoco lo hago. Ese texto lo saqué del libro que tengo yo: Abzurdah. ¿Te suena? Mi blog es bien original ;) Relax. ESA FRASE LA CONOCE MEDIO MUNDO ;D

Ilógica said...

Sí. Está bien. Antes de escribir se piensan las cosas :) Besos.

Ilógica said...

¿Dice escritas? JAJA ni idea. Igual no tengo el original. Tengo como una copia. Mas barata ;) JAJAJA está bien. no hay problema :)

Seudónima said...

Yo nunca pude confiar con los ojos cerrados, me pasa como a vos. Un beso :)

mili said...

MENCANTOMENCANTOMENCANTO:D escribis realmente genial