Había una vez una ciudad.
Una ciudad antigua y luminosa, poblada de torres y campanarios.
En aquella ciudad antigua y luminosa poblada de torres y campanarios, había una plaza. Una plaza verde salpicada de heliotropos y jazmines.
En la plaza verde salpicada de heliotropos y jazmines, de aquella ciudad antigua poblada de torres y campanarios, había un banco traspasado por el sol.
Al banco traspasado de sol de la plaza verde de la ciudad antigua llegaban de tarde los pájaros.
Los pájaros que llegaban de tarde al banco traspasado de sol de la plaza verde de la ciudad antigua, devoraban miguitas de luz.
La hora en que los pájaros devoraban miguitas de la luz era la hora en que entraban en la plaza de la ciudad antigua los enamorados.
Entre los enamorados que entraban a la plaza de la ciudad antigua a la hora en que los pájaros devoraban miguitas, estaba un hombre solo al que herían por partes iguales la luz y la sombra.
A la hora en que los pájaros devoraban los últimos fulgores, el hombre transido de luz y de sombra se sentó en el banco, en aquella plaza que olía a jazmines, en aquel ocaso.
Y en el banco, el hombre transido de luz y de sombra espero hasta que la ciudad antigua poblada de torres y de campanarios quedara completamente a oscuras.
Ausente de luz, en el banco invadido de sombras, el hombre espero.
Junto a los pájaros ciegos, el hombre espero. Junto a los jazmines en penumbras, el hombre espero. En la plaza despojada, el hombre espero.
En el corazón de la noche, el hombre espero.
Espero sin que ella llegara
Inútilmente espero.
Poco antes de que amaneciera, tomo una piedra y trazo en el pedazo de suelo que sus pies pisaban:
"Amor mío, creí que llegarías con la luz. Te hubiera amado hasta el último fulgor. Ya estoy lleno de sombras. Me voy"
Y con pasos cansados, se perdió en la oscuridad.
Como era de noche y el hombre estaba ciego de tristeza, no pudo ver que ella lo esperaba en otro banco de la plaza.

5 Comments:

Anónimo said...

lo perfecto acabado muerto esta
viva la imperfeccion viva la vida
confiar en uno mismo y prometerse nunca dejar de mirar al otro banco por mucho que esto nos cueste y por mas ciegos que estemos. gracias agus como siempre. por siempre y para siemore jamas:) P.

AlbaVanderWoodsen said...

GRACIAS POR SEGUIRME

She's Electric said...

A ver dos cositas.
1.- Yo nunca dije que la entrada la habia escrito yo, no se si lo notaste pero mis entradas si llevan mi firma y esa no la tenia.
2.- No la voy a borrar pero ya puse tu nombre y el link de tu blog en ella, porque no quiero mal entendidos.
Espero que con esto se arregle y te pido una disculpa por no haberlo hecho desde el principio.
Que estes bien.

The groupie said...

llegue a tu blog y me gusto.
seguire leyendo.
besos!

Herbert Nadal said...

hermanita ya te felicite por este post y ademas te dije qe es el fianl qe yo tmb hubiera escrito. cada dia escribes mejor mi hermanita presiosa. te quiero demasiado.