Y aca estoy intentando convenserme de que no necesito a nada ni a nadie, solo que lo hago sabiendo que siempre es bueno confiar en alguien. Pero aveces quisiera que no, porque aveces llegamos al limite de que queremos a alguien tanto que dejaremos que nos traicione. Y ahi es cuando permanezco parada observando detalladamente una mentira. Observando una escena fria. Una escena que en el pasado pudo haber sido calidamente hermosa. Una escena dejada, abandonada y casi olvidada. Pasando como fotos y diapositivas, y cada momento irrepetible que no vuelve y se aleja por siempre.

1 Comment:

Tania said...

Siempre necesitamos a alguien, aunque no lo queramos reconocer :)