Siempre hay cosas a las que cuesta renunciar.