Nuestras vidas brillan con la misma fuerza que las llamas de una vela...
y podrian apagarse con la misma facilidad.