Que al final, simplemente ocurrió lo inevitable: su burbuja explotó y los sueños quedaron como sueños mientras la vida –y todo lo que había hecho con ella en los últimos meses- le caía encima, con todo ánimo de aplastarla y esparcirla hasta matarla pisoteada por zapatos


 
 
ESO LO EXPLICA TODO