Me dirigi al consultorio, el hambiente estaba delicadamente decorado con tonos calidos como rojo y madera negra. Me sente en uno de los sillones que siempre hay, y espere. Senti que alguien mas venia e incorrejiblemente me quede observando el reloj, que como habitualmente suele estar, mal. El sujeto se sento justo al lado mio, muchas opciones de todos modos, no tenia. Habia dos sillas enfrente y una a mi costado. Supuse que se sento a mi lado, por lo menos para no verme el rostro, o eso al menos eso hubiese hecho yo, ya que nos veriamos obligados a sentarnos casi a medio metro y tocando nuestros pies, incomodo, el silencio se apodero del salon. Tome una revista, y comenze a ojerala de atras para adelante, pasando las hojas siquiera leyendolas. Solo observaba aquellas imagenes. Hasta que un titular me llamo la atencion "Perdemos mucho tiempo, pensando que perdemos el tiempo". Tiene razon, pense. Mucha razon, pero en realidad no perdemos el tiempo, porque no podemos perder algo que no tenemos. Solamente, no tenemos tiempo, ni para pensar que lo perdemos, o si lo tenemos, lo mal gastamos.
Que estupideses en las que pienso todo el tiempo, sin el, ahora en mi mente, tengo mucho espacio extra para pensar en mas cosas, sean estupidas, sean astutas, no se. Sin el, ahora esta todo mejor. Sigen en un mueble empolvado cartas que marcaron el olvido, frases, miradas,  y chau. Todo se va por el drenaje, a mi ya no me importa, que llege a donde llege, que lea quien lo lea. Es tiempo de tomar el boligrafo y escribir una nueva historia, las paginas, aun sigen en blanco.

1 Comment:

mili said...

COOL
genial que pienses asi :D
un beso, nos vemos