- El niño no volvió a llorar, y nunca olvidó lo que había aprendido: que amar es destruir, y que ser amado es ser destruido.
 
Libro: "Ciudad de hueso"
Saga: "Cazadores de sombras"