El sueño de Orfeo

Aprendí que lo difícil no es soñar, sino jamás cumplir los sueños. Un día cualquiera decidí seguir adelante, decidí no esperar a las oportunidades, sino Yo misma salir a buscarlas. Y acepte que cada problema es un obstáculo que solo invita a crecer. Un día cualquiera decidí ver en cada noche el brillo oculto del siguiente amanecer. Y aprendí que lo difícil no es soñar sino jamás cumplir los sueños. Y que de nada sirve ser luz, si esa luz no ilumina el camino de los demás. Nunca hay que rendirse...
Falling in Love