El reloj marcaba las doce en punto, las dos comillas del reloj titileaban y aparecian y desaparecian, acompaniadas de un ruido de tic-tac. Desvie la mirada hacia la ventana el paisaje era el mismo de anoche, luces, agua y oscuridad. Hace unas horas habia una luna hermosa, ahora no esta. Se fue . Nuevamente el agua del lago se movia con un ritmo inquieto posando sobre la fina capa de agua, nada se movia, solo el agua. No habia nadie que ocupara ese espacio, parecia un vidrio esperando a ser roto. La muerte no es nada mas que el despertar de un sueño que llamamos vida

1 Comment:

Shuli! said...

este post me ecanto
en especial la ultima frace en beish o amarillo jajajja :P
^^

PD titilEaban ? no seria titilaban ? :P
jaja